Tessa Keller de "Laguna Beach"

publicado a la‎(s)‎ 22 jun. 2009 17:25 por Veronica Ferreyro   [ actualizado el 22 jun. 2009 19:28 ]
Antes de estar en la 3era temporada de LAGUNA BEACH, una enfermedad rara llena de cicatrices a Tessa Keller y le enseñó sobre el valor de la amistad.

A los 15 parecía que todo gira en torno a la forma en que te ves. Lo hizo para mí y mi mejor amiga, Kim*; solíamos salir de fiesta y parte de nuestro pasado la mayor parte ibamos de compras los fines de semana, y a la playa. Todos estabamos comenzabamos a recibir el acné comenzó en la misma época, y la mayoría de las niñas usaban las recetas para curarla, así que pensé yo también. Mi dermatólogo me recetó un antibiótico que parecía funcionar al principio.

CERCA DE LA MUERTE
Tres semanas después me llegó una fiebre y me quedé en casa por dos días. Mientras yo estaba en cama enferma empezaron a formarse ampollas alrededor de la boca. Cuando mi padre llegó a casa y me vió, corrió a llevarme a urgencias. En el hospital me diagnosticaron con Síndrome de Stevens Johnson (una rara reacción alérgica a medicamentos o a virus que causa lesiones en la piel y membranas mucosas.) Al final del día tuve ampollas gigantes en todo mi cuerpo, yo estaba en tanto dolor que los médicos me puso en un coma inducido médicamente. Me desperté nueve días más tarde con un ventilador estando terapia intensiva para pacientes quemados en otro hospital.  En cuanto salí del sueño, todo lo que me ponía a pensar era cómo me veía. No había espejos en la habitación, pero lo que pude ver fue horrible. Mi piel estaba descolorida.  Mis uñas se caían, mis pestañas se habían ido, y mi pelo había sido cortado para tratar las llagas en mi cuero cabelludo.  Mis labios sangraban, y me alimentaban a través de mi nariz. Yo estaba en estado de shock: Yo tenía todo y en un instante, todo se había ido.

ABANDONADA
Tuve que permanecer en el hospital durante tres semanas en total. Una amiga me visitó, y un par más el día que llegué a casa. Pero la persona con la que realmente necesitaba era *- Kim y ella se había esfumado. Los teléfonos celulares no fueron admitidos en el hospital, pero en secreto verificaba el mío cada noche. No tenía mensajes. Una semana después de haber egresadofinalmente llegó y me llevó un regalo. Nosotros no hablar de mi condición, sólo de chismes y esas cosas. Yo estaba tan contenta de verla que le pregunté se quería quedar a dormir, como de costumbre, pero ella dijo que no. Su respuesta me agarró totalmente desprevenida. ¿Por qué se iba ella ahora, cuando la necesitaba más?  Después de eso, estaba siempre "ocupada" y nunca regresó mis llamadas. Más tarde me enteré de que ella y el resto de las niñas habían dicho que no era por mi enfermedad, sino porque me porté mal con ellas. No sé por qué cuando tenía la oportunidad- apenas me hablaban después de que me enfermé. Es verdad que yo no podía hacer todas las cosas que antes, como ir de compras (me cansaba después de dos horas) o ir a la playa (no podía estar en el sol sin que cada centímetro estuviera cubierta), pero nunca me invitaron.

UNA LARGA RECUPERACIÓN
Tomó más de un año para que mi cuerpo volviera a la normalidad. Una cosa que ha cambiado a mejor: mi capacidad para detectar a tiempo unamigo. Si alguna vez me enfermara de nuevo, sé que mi mejor amiga, Raquel, estaría allí todos los días-se ha ganado mi confianza una y otra vez. Por eso no estaré triste nunca más sobre la pérdida de Kim*. Estoy contenta de que sé quienes son mis verdaderos amigos.



Fecha: Diciembre 2006
Fuente: Seventeen Magazine
Reporte: Melissa Daly
Traducción: Verónica Ferreyro

*El nombre ha sido modificado
Comments